Tener un pensamiento crítico te ayudará a resolver mejor los problemas. Por naturaleza los emprendedores, empresarios, dueños de negocios, directivos de empresas y negocios son típica mente tomadores de riesgos, Sin embargo,  la línea entre los riesgos calculados y el comportamiento imprudente o mal medido es a veces difícil de determinar.

Por un lado, algunos prefieren no decidir, mientras que otros simplemente aplazan, la dejan en manos de otros colaboradores o bien, fingen no ver. Por lo que los líderes deben de tomar una posición  ante la toma de decisiones (El no decidir también puede ser una mala decisión) que pueden afectar a sus compañías, departamentos, empleados y a ellos mismos. Un buen líder no es el que nunca se equivoca, sino el que sabe asumir una posición no importa si la empresa es pequeña, mediana o grande.

En lugar de desperdiciar tu tiempo pensando qué hacer o qué omitir, The key 360 te da algunos tips que te ayudaran a evaluar las situaciones que se presentan y a asumir la responsabilidad cuando sea necesario. De esta manera, obtendrás mejores resultados en general y tus colaboradores te verán como un verdadero líder.

  1. Punto de vista y suposiciones

Cuando piensas en tomar decisión ante un problema y dejas que las preferencias, como tu punto de vista y suposiciones de la situación, afecten tu razonamiento y dejas que éstos dominen tu pensamiento y lógica, podrías tomar decisiones incorrectas llenas de errores injustos e incorrectos.

El pensamiento crítico y objetivo es una forma de intervenir tu proceso de pensamiento. Habla con las partes,  ve el problema desde otros ángulos, Intenta tomar opiniones de otros, y estudia todas las posibilidades. Tratar de estar en el lugar del problema y tener una mejor visión para tomar mejores decisiones y resolver problemas más efectivamente:

  1. Identifica tu propósito

Cada vez que te enfrentas a una decisión existe un propósito relacionado a que la decisión a tomar te ayudará a alcanzar dicho propósito. Por ello una vez que identificaste tu propósito, éste debe formar parte de cada paso de tu toma de decisiones. Primero asegúrate cuál es, socialízalo con tu equipo y conviértelo en el punto de partida

  1. Se autocritico con tus preferencias

Cuando te enfrentas a un problema, es común verlo desde tu propia perspectiva y dejar al margen a tus clientes, consumidores y colegas. Considerar la situación desde un solo punto de vista puede llevarte al fracaso a retrasos en tus metas o a gastos innecesarios..

Debes analizar tu propio punto de vista. Pregúntale a tus clientes, empleados qué piensan de esa situación en particular has encuestas que te indiquen que tan importante es para ti o para tu empresa esta decisión y así te podrás dar una idea de cómo afectara a mis clientes, producto, o servicio y podrás visualizar el alcance de esa decisión. Cuando involucramos a los posibles afectados o beneficiados de  nuestros pensamientos o creencias, preguntándoles por medio de encuestas o estudios de mercadeo, mayores oportunidades tendremos de detectar, algunas de nuestras falsas creencias, pensamientos distorsionados o el poco conocimiento que teníamos del tema

  1. Considera las opciones

Cada opción tiene consecuencias y puedes mejorar tu proceso de decisión anticipando cuáles serán. Para hacerlo, atiende al problema desde varios puntos de vista. Imagínate como cada implicado y considera cómo se sentirían y responderían a cada opción.

Si tomas una decisión que afecta a los clientes o las ventas, observa detenidamente cuáles son las implicaciones en las que no pensaste desde un principio y por qué. Saber qué te falló y por qué te ayudará a evitarlo en el futuro.

  1. Usa la información financiera para evitar errores.

¿Hace cuánto tiempo que no revisas los principales estados financieros de tu negocio? Si no lo recuerdas o no acostumbras hacerlo, estás perdiendo la oportunidad de sacarle provecho a esta información que es clave para tomar las mejores decisiones y hacer crecer tu empresa, aumentar tus ganancias y descubrir nuevas oportunidades.

Recuerda que no se trata de reportes que sólo le corresponde revisar a tu contador, sino más bien de datos que debes darles seguimiento cada mes. Por ejemplo: cuánto vendes, cuántas utilidades generas y cuánto flujo de efectivo tienes, el dueño de negocio debe tener una claridad básica y saber interpretar las razones financieras e indicadores financieros más importantes. Y todo esto tiene que hacerlo cada mes. De lo contrario, no sabrá en dónde está parado”.

  1. Deja de buscar la perfección.

No esperes a que todo esté perfecto. Hay decisiones que en vez de mejorar dañan, si las cosas están funcionando, y están marchando en forma adecuada no las toques pues cualquier cambio puede ser susceptible a sus resultados, En vez de buscar lo imposible, busca otras áreas de tu empresa que no estén marchando y mejóralas

  1. Toma las riendas.

Quienes son buenos resolviendo asuntos, tienden a rodearse de los mejores y más brillantes compañeros de trabajo. Así mismo, hacen preguntas inteligentes que no los ponen en evidencia. Por ejemplo, no preguntes: ¿qué debo hacer? En cambio, si preguntes: ¿ustedes qué piensan de esta situación?

Esperar a que los comités o una gigantesca cadena de mando sea quien tome las decisiones puede llevar más tiempo del que se dispone. Por lo tanto, la recomendación es hacer preguntas para adelantarte y obtener tu información a partir de fuentes confiables para luego actuar con prontitud.

  1. Distrae tu cerebro.

El entendimiento o la chispa divina vienen cuando menos te lo esperas. Es parecido a recordar repentinamente el nombre de una persona que creías habías olvidado por completo. Lo mismo ocurre cuando estás tratando de tomar una decisión. Con sólo distraer tu mente por un rato o incluso cambiar y pensar en algo  distinto, le darás a tu cerebro la oportunidad de localizar información que ya estaba almacenada en su base de datos y que aguardaba el momento de ser recuperada. Muchas veces darnos ese tiempo da resultado en decisiones más asertivas

  1. No resuelvas un problema, ve a la raíz.

Una decisión puede ser resolver un conflicto, aunque considera que no todos los problemas pueden solucionarse con sólo tomar una decisión. Muchas veces tendremos que ir a la raíz del problema para tomar decisiones a más largo plazo, de lo contrario te convertirás en un apaga fuegos siempre dando solución al mismo tema, Asumir una posición al respecto depende más de la intuición que del análisis. Cuando veas que un problema se repite con frecuencia es que hay algo más atrás que lo provoca.

  1. Reconoce tus errores.

Si tus sentimientos te llevaron a equivocarte, corrige el error y haz de tripas corazón. No olvides que incluso tomando la determinación errónea, cosechas más respeto y lealtad cuando admites que has cometido un desacierto y lo resuelves, que cuando eres habitualmente indeciso.

  1. La cabeza vs el estómago

Siempre ha existido una constante lucha entre lo que nos dice el corazón lo visceral y lo que nos dicta la mente.

Es evidente que en cuestiones de vida personal, nos podemos dar el lujo de respaldarnos ya sea en la racionalidad o en la emocionalidad, dependiendo de nuestro estilo de vida personal y de la situación.

Sin embargo, en el mundo de los negocios, ese lujo no es tan fácil de lograr. Ante un constante ambiente de cambio, lo que nos ha dado triunfo en el pasado no necesariamente lo hará en el futuro.

Es por esta razón que el emprendedor de hoy, en mi opinión, necesita revalorar el rol que tiene la información en la toma de decisiones, y cambiar su percepción respecto al valor de los datos, todo esto sin dejar de escuchar sus sentimientos y corazonadas. Escucha a tu estómago, pero no dejes de consultarlo con la cabeza, la cual más vale que esté bien informada (si no, en que sería diferente al estómago).

  1. Si tienes experiencia no lo pienses tanto

Cuando se toman decisiones bajo presión, muchos profesionales tienen miedo de decidir mal y elegir una opción que podría llevar a la empresa al fracaso. El miedo al fracaso no es algo malo.

¿De dónde sale el miedo al fracaso? Frecuentemente se origina del temor de tomar la decisión equivocada, que a su vez es causada por pensar las cosas en exceso, tratan de forzar al cerebro a completar el proceso complejo de decidir de una forma incómoda.

El problema es que al examinar todas las opciones, estarías tomando decisiones diferentes a las que está acostumbrado el cerebro. Eres un experto, recuerda, El proceso de aprendizaje sirve para que la gente no necesite pensar sobre cómo ejecutar y actuar todo el tiempo. Ten confianza en ti mismo

  1. Mantén la calma

Bajo situaciones estresantes, cuando la toma de decisiones es vital, preocuparse puede hacer que pensemos en exceso. La memoria es algo que rápidamente calcula los riesgos y mide los pros y contras en el cerebro. También la preocupación es parte de esto. Si esto pasa, una persona ya no podrá procesar eficientemente la información necesitada para decidir. esta no es la forma en la que la gente toma decisiones acertadas.

  1. Búsqueda de adrenalina

Las personas propensas a tomar riesgos extremos en sus vidas personales generalmente ansían sensaciones en todos los aspectos de sus vidas. Muchas veces practican actividades físicas que son riesgosas como saltar del paracaídas o lanzarse de puentes pegados a un resorte, estas personas muchas veces busca la misma adrenalina en los negocios, cuando el ambiente es caótico o cuando tienen que tomar decisiones importantes. Pero si eres de esas personas en estos casos es mejor superar la descarga de adrenalina del momento jugando Paint ball u otra actividad emocionante y luego y considerar los aspectos que involucra una decisión antes de tomarla.

  1. Ten Conciencia a las consecuencias.

La imprudencia puede ser un tema para las personas que no tienen muchas preocupaciones por las consecuencias. Aquellos que ignoran el costo potencial de una decisión fallida o una acción tienden a tomar decisiones más peligrosas que aquellas que revisan todos los posibles resultados y piensan cuidadosamente qué ocurriría en el peor escenario.   Eso no significa que debes paralizarte por miedo, pero sí que debes entender qué podría ocurrir si el resultado de tu acción o decisión no es el que esperabas.

  1. Actuar por impulso

Las personas que tienen problemas con el poder de voluntad y que tienden a tomar decisiones rápidamente sin hacer la investigación adecuada, en general son más propensas a tomar decisiones imprudentes que aquellas disciplinadas. “Son el tipo de personas que seguirán un plan por un tiempo, pero que eventualmente lo abandonarán por  decisiones impulsivas que parece buena al momento y al rato las están cambiando de nuevo en lugar de conservar el panorama general

  1. No reconocer

Los tomadores de decisiones imprudentes tienen niveles más altos de negación. Prefieren no enfrentar la realidad de sus elecciones, ignoran o subestiman el fracaso e inventan excusas o otros responsables de por qué la decisión en particular no funcionó.  Las personas que no afrontan  los hechos son más propensas a tomar decisiones que no soporta los intereses de la empresa.

Sin embargo, tener auto consciencia y entender tu personalidad puede darte una mayor comprensión de las áreas que podrían resultar problemáticas cuando se trata de tomar decisiones en tu negocio y vida personal. Entender tus características te ayudará a controlarlas y a ser más efectivo.

Como emprendedor, empresario, persona de negocios o ejecutivo tomas decisiones todo el día que afectan el éxito de tus productos, la lealtad de tus empleados, el clima laboral y en si la salud en general de tu negocio o empresa. Para tomar las mejores decisiones posibles, necesitas pensar crítica y rápidamente para identificar y resolver cualquier falla en los procesos que pueda dañar tu nombre, espero haber sido de gran ayuda.

Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ¡empiézala! La intrepidez tiene en si genio, poder y magia hazlo ahora, empieza ya.

The key 360 te ayuda y te acompaña en el camino al éxito

Recuerda si comienzas hoy mismo a hacer las cosas tendrás un mañana lleno de triunfos, el enemigo número uno del éxito es dejar para después.

Espero haber sido de ayuda para usted, su empresa o su proyecto. Gracias

The Key 360  es líder en la industria porque se asegura de que los empresarios y sus ejecutivos sepan y hagan más de lo que hacían antes del entrenamiento, con técnicas americanas que ayudan al participante a avanzar, con un cambio en el  comportamiento y en acciones concretas. En cada sesión The Key 360 le da a usted y a su equipo pautas, consejos prácticos que pueden y deben  llevar acabo inmediatamente por medio de nuevos hábitos y acompañamiento.
¡¡¡ Novedoso verdad!!!

¡Llamanos!

Movil

(57) 320 633 9363
(57) 311 376 8337

info@thekey360.com

GENERAMOS ABUNDANCIA:
A TU VIDA, EMPRESA O NEGOCIO

Nuestro Portafolio:
Coaching:
. Empresarial.
. Ejecutivo.
. Para emprendedores
Mentoring:
Mentoria y Asesoría
. Empresarial.

. Para ejecutivos.
. Para emprendedores
Training:
. Cursos
. Semina
rios
. Talleres.
. Capacitaciones
personales o vía Skype
Totalmente Vivenciales
The following two tabs change content below.
thekey360.1@gmail.com'

Jorge Iván Suarez Jaramillo

Emprendedor y empresario que le ha permitido recopilar una alta formación administrativa, gerencial y comercial, con visión global hacia los negocios, futurista, y con un alto grado de responsabilidad social hacia los empresarios siendo ellos los generadores de trabajo y oportunidades para la sociedad.

 

You have Successfully Subscribed!

Share This